La alerta de las encías sangrantes

La alerta de las encías sangrantes

Padecer el síndrome de las encías sangrantes, aunque sea en un estado de baja preocupación, es algo con lo que gran parte de la población ha lidiado en algún momento. Pero no ponerle remedio a tiempo sí es una alerta a la que no tenemos que hacer oídos sordos, pues las encías sangrantes son un síntoma de la enfermedad periodontal, un riesgo al que estamos expuestos si no acudimos con celeridad ser tratados por profesionales de la Odontología, como de los que disponemos en una nuestra clínica dental Rivas Lombardero de A Coruña.

Lo primero que debemos preguntarnos si padecemos de sangrado en las encías, sobre todo si no queremos que nos vuelva a ocurrir, es por qué sucede. En la amplia mayoría de los casos, en la acumulación de placa bacteriana está la respuesta, lo que denota un déficit de higiene bucodental. Esta afección conduce en un inicio a la gingivitis, detectable por la inflamación de las encías, y a la que, si no se pone remedio en un primer momento, como sería aumentar la higiene o someterse a una limpieza bucodental profesional, termina por virar en periodontitis, ya que la placa bacteriana se endurece hasta convertirse en sarro, haciéndose más difícil de retirar, aumentando el sangrado y afectando al hueso mandibular.

El sangrado, si no es esporádico -como sí lo puede ser cuando nos cepillamos con excesiva fuerza, usamos hilo dental o estrenamos cepillo nuevo- y persiste durante alrededor de una semana o más, hace altamente recomendable la visita inmediata al dentista para ponerle solución. Especialmente, si se acompaña de otros síntomas, ya que la salud general de nuestro cuerpo empieza por la salud bucodental, y la periodontitis puede llegar a complicar seriamente la diabetes. Por supuesto, hay más, como la destrucción paulatina de la propia encía o la pérdida de piezas dentales y, si las bacterias pasan al torrente sanguíneo, dar lugar a afecciones respiratorias y cardiovasculares.

También existen otros factores o causas que hacen que las encías sangren, como un estilo de vida inadecuado en el que el tabaco o el alcohol gozan de protagonismo, cambios hormonales -especialmente durante el embarazo-, la herencia genética, las prótesis mal ajustadas, la falta de vitaminas C y K o la leucemia.

 

Medidas de prevención

Además de la más básica, que es ser más rigurosos con nuestra higiene bucodental, es precioso reducir o evitar malos hábitos como los que pueden haber jugado el papel de causa, caso del tabaco y el alcohol, llevar una dieta equilibrada en la que se reduzca la presencia de azúcares al máximo posible, especialmente los refinados, y se aumente la de frutas y verduras, además de reducir en lo que se pueda el estrés.

Pero, por supuesto, la medida más infalible es la de acudir de manera regular a tu dentista de confianza para una revisión periódica general, ya que de esta manera estaremos manteniendo siempre a raya la aparición de diversos problemas.

 

Darle solución

Si el sangrado de encías es espontáneo o queda en poca cosa por haber sido atajado a tiempo por nosotros mismos gracias a una mejor higiene bucodental, no hay que darle mayor preocupación.

Existen, además, algunos remedios caseros que ayudan, como enjuagues de bicarbonato de sodio, de sal y jengibre, con menta o con aloe vera, pero en lo que se refiere a la alimentación lo mejor es siempre atender a qué nos ayuda a prevenirlo, como hemos visto anteriormente, además de beber mucha agua y usarla también en cantidades abundantes cuando nos la enjuagamos o lavamos los dientes.

¿Necesitas saber más? Pídenos cita en el 981279854 o en el 676958824 o, si lo prefieres, puedes escribirnos por correo electrónico a la dirección clinicarivaslombardero@gmail.com.

Comments are closed.

Llámanos

981279854

Llámanos

676958824

Urgencias

676958824

E-mail

clinicarivaslombardero@gmail.com

Horario

Lun - Vie: 8:00 - 16:00

Avda. de Arteixo 15 1ºA

A Coruña (Galicia)

Facebook

Síguenos

Instagram

Síguenos